Por admin / 11 de Septiembre de 2014 / Santander / 4 Comentarios

El territorio agreste de esta región, guarda en sus entrañas parte de la historia de nuestro país, fue en estas tierras donde se germinó la semilla de la independencia con sus gentes aguerridas y frenteras quienes levantaron su voz de inconformidad frente a la conquista española.

 

Fue con Manuela Beltrán que empezó todo cuando el 16 de marzo de 1782 en el municipio de El Socorro, rompió un edicto que informaba sobre los nuevos impuestos desatando así la rebeldía de los comuneros quienes se organizaron para marchar a Santa Fé y dar la primera sacudida a la revolución independentista.

Hoy en día la región se destaca por el emprendimiento de sus habitantes y un nivel educativo avanzado, además de gran cantidad de recursos naturales que la convierten en la cuarta economía del país con una participación aproximada del 7% del PIB colombiano. 

 

La diversidad y belleza de sus paisajes, han hecho de Santander un lugar destacado mundialmente y el lugar preferido por los viajeros amantes de la aventura. El Cañón del Chicamocha fue postulado para ser parte de las nuevas siete maravillas naturales del mundo. Y es que la imponencia de sus montañas agrestes, resalta en el paisaje cuando se recorre este departamento.

​Cualquier motivo es excusa para visitar Santander, la cultura, el componente histórico y arquitectónico, hacen crecer el potencial turístico de la región día a día. Si lo que quiere es develar la historia del departamento, visite la provincia de Guanentá en donde encontrará los relatos de los guerreros Guane que a pulso fueron levantando la región; el encanto arquitectónico lo puede encontrar en las callecitas de piedra y casas coloniales en municipios como El Socorro, Pinchote o Barichara; y la emoción de los deportes extremos en las poblaciones de San Gil, El Páramo, Curití y en El Cañón del Chicamocha en donde, gracias a las quebradas, cimas montañosas, cuevas, ríos, senderos ecológicos y bosques tropicales, puede disfrutar de un día de aventura.

Sin duda una región en la que sus paisajes, su cultura, historia y la amabilidad de su gente, la hacen una tierra de contrastes.